No hay lugar para el odio en el mundo

No hay lugar para el odio en el mundo es el nombre de la iniciativa cultural que tuvo lugar recientemente en el Centro Cultural capitalino El Sauce, a la que se insertaron cuatro agrupaciones jóvenes de nuestra provincia en una descarga continua donde la música, la poesía, las artes plásticas y audiovisuales crecieron con un mensaje pacifista, solidario e inclusivo que trasciende límites y fronteras.

De la mano de su gestor, el poeta boricua Antonio Salvador, grupos musicales, miembros de la Asociación Hermanos Saíz, tales como Enfusión, Atemporal, Puertas Abiertas y Ramuf On unieron sus creaciones a virtuosos como Adrián Berazaín, Mauricio Figueiral, Inti Santana, Jorgito Kamankola, Fernando Bécquer, Ray Fernández, Juan Carlos Piñol, Teamglao y bandas internacionales como Vivanativa, Raquel González, Cheryl Rivera, Sebastián Paz y Jonga Lima, entre otros.

La propuesta se extendió al Diablo Tun Tun, y tuvo su cierre el sábado 8 de septiembre con un concierto en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba.

IMG_2624Según el sitio web Cuba Sí, Antonio Salvador declaró: “Esta expresión de Raptum Vitae viene a ser el segundo esfuerzo aglutinador o puente entre Cuba y Puerto Rico y se remonta al 2013, cuando hermanados con Danny Rivera se produjo un concierto en La Habana Vieja. Esa chispa inició un ciclo que ahora cobra su mayor efervescencia, con amigos artistas de distintos países latinoamericanos, pero con una misma línea de pensamiento y sentir, con respecto al odio y a la urgencia de un mundo mejor”.

Fue un evento necesario para el público que asistió y para los artistas que regalaron su arte, una oportunidad para reflejar la cultura mayabequense en presentaciones marcadas por lo auténtico de sus músicos y cantantes.

 

Colectivo de NHLOM.jpgPor Adrián Noa Cománs

Fotos: Amanda Durán Puente

 

Camino a San Alejandro

JR_194858-copiaLa Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro de La Habana, es el sueño que ya acarician ocho jóvenes de Mayabeque, quienes tienen el privilegio de conformar la matrícula de la más añeja institución de ese tipo en América Latina a partir de septiembre de 2018, cuando comenzará su curso 201.

Abrazar esa aspiración costó sacrificios, bien lo saben ellos y sus familias, pero sin duda, un don muy especial acompañó a esos jóvenes hasta este punto del camino. A dos de ellos llegó esta reportera. Estas son sus historias.

Maikel Fernández Gorina

41107389120_3a3d53f031_bSan Alejandro se instaló en su mirilla cuando cursaba la Primaria, y no hubo otro propósito que la sustituyera. Alentado por su madre comenzó a prepararse en los talleres de Pintura de la Casa de la Cultura de San José de las Lajas y hasta en su casa del poblado de Morales, en San José de las Lajas.

Era ya un adolescente cuando se presentó a los exámenes de ingreso para sufrir la primera derrota. Al año siguiente insistió creyendo estar listo, pero lo sorprendió el segundo fracaso.

Para la siguiente convocatoria se sumió en el desvelo y en el trabajo. Daba por sentado que la victoria le sonreiría, pero soportó otro golpe demoledor, la tercera apuesta por un sueño se iba. Dicen que la tercera es la vencida, pensó.

Maikel_The_old_Chaplin.jpgFueron muchos los intentos de otros para hacerle capitular, pero Maikel persistió, como si de ello dependiera el movimiento de la Tierra o hasta su propia vida, y optó para presentarse por cuarta vez a las pruebas.

Entonces, su caso fue analizado por las autoridades a los más altos niveles porque tenía ya 17 años de edad. Recibió por suerte, el visto bueno, y en febrero fue a la Academia junto a otros 23 aspirantes de Mayabeque.

Luego de cuatro días de pruebas, clasificaron solamente ocho, y él estaba en la nómina. Pero aquel resultado no debía traducirse en un triunfo definitivo, tendría que esperar la llamada con la noticia.

¿La respuesta? La compartió con su risa y el guiño que acostumbra hacer cuando afirma sin palabras: “¡Te lo dije!”

 Yedenis Lázara Gutiérrez Rivas

Su niña era especial. Así lo advirtió Jesús Raudel Gutiérrez cuando vio los dibujos de aquella criatura de apenas cuatro años de edad.

Él dejó la escuela de arte sin cumplir su sueño, pero con su hijita Yedenis, la historia sería diferente. Con esa resolución, y sin importar las distancias ni los sacrificios (viven pegados a la presa Mampostón), comenzaron a construir el camino hacia San Alejandro.

El primer colegio de pintura de la pequeña fue la Casa de Cultura de la capital de Mayabeque, adonde asistió durante cinco años consecutivos. Después supieron del taller comunitario Imagen 3  del artista cubano Cecilio Avilés, en el Paseo del Prado de La Habana, y hasta allí avanzaron para hallar las puertas abiertas.

Yedenis se rencontró en ese espacio con las técnicas, y enriqueció la gracia que concedió la vida. Por eso, cuando hizo los exámenes en febrero mereció, además de los elogios, el puesto que hacía tiempo le esperaba en la Academia de Bellas Artes más prestigiosa de Cuba.

Dice que prefiere los retratos, pero sabe que le falta mucho por descubrir y por crear, cuando se adentre en el mundo de las artes plásticas a partir de septiembre. En el mismo sitio donde estudiaron genios como Flora Fong, Servando Cabrera, Roberto Fabelo, Víctor Manuel y otros grandes pintores cubanos, cumplirá en octubre 15 años de edad. Allí estudiará ella. Es algo que la enorgullece, la inspira y  compromete.

Por Marlene Caboverde Caballero

El amigo poeta

JulitoJulito Martínez no estará físicamente en el escenario que tantas veces estremeció con su décima. La muerte se lo llevó el viernes tres de agosto.

Como siempre sucede con la obra de los grandes poetas sus espinelas no irán al olvido aunque pierdan muchas veces el nombre de su autor.

Habrá quienes la recuerden mientras regresan a casa por el cansado camino de la tarde, o como juglares las canten en la fiesta campesina. Lo cierto Julito, es que no existirá olvido para quien tantas veces alegró el guateque con su contundente décima.

Por Alberto G. Walón

Yo cuando niño le hacía

muecas tristes al espejo,

haciendo el papel de un viejo

y el papel no me salía.

Hoy que con melancolía

envejezco poco a poco,

le hago muecas como un loco,

le manoteo y le riño,

haciendo el papel de un niño

que no me sale tampoco.

Julito Martínez (Jaruco)

Para afilar el pensamiento (+Versión en Inglés)

Cesar.jpgEs gratificante entrar en contacto con una obra plástica como la de Julio César Rodríguez Martínez (Batabanó, 1994), un joven que de momento apuesta por el arte gráfico. Últimamente ha expuesto su obra en galerías como la de la sede provincial de la AHS, en San José de las Lajas o Casona Sur, de Melena bajo el título Humor con filo.

Una de las frases célebres más reconocidas reza: Instruir puede cualquiera, educar solo quien sea un evangelio vivo. Aunque reconozcamos que incluso para instruir se necesita conocimiento, información y un cierto saber hacer, es indudable que el peso didáctico de la máxima se centra en la segunda parte y adquiere ahí su mayor relevancia; aplicada al ámbito artístico, podríamos exponer: dibujar o pintar pueden muchos, pero desarrollar una obra ideo-estética de reconocible valor cultural solo quien sea un creador genuino, un verdadero artista.

 En ese objetivo poco influyen la fama, el dinero o la experiencia, lo que sí determina, y mucho es la actitud, el esfuerzo personal, la voluntad y los deseos siempre insatisfechos de imbuirse en un ejercicio permanente del pensar. Solo de esta manera, según la modesta opinión de este escribano puede arribarse a un arte que no sucumba a las marejadas pasajeras de la superficialidad.

De un simple vistazo, el espectador verá que este muchacho de personalidad introvertida ha meditado mucho en su propuesta: antes, durante y después del acto creativo. Es un ente en escucha activa, a la caza de cualquier elemento que la cotidianidad popular o el habla metafórica del cubano le ofrezca para con una gimnasia mancomunada entre la mente y la mano obtener el resultado que finalmente ofrece al público.

Recorriendo la muestra nos parece escuchar aquella frase de: “La cabeza me va a explotar”, sentimos que tal y como nos recuerda la fábula de Esopo, la lengua es el mayor bien y el mayor mal del ser humano y en el último caso es menester triturarla; nos inunda la impetuosa ansiedad temporal de esta modernidad tan agitada, percibimos a la disfunción eréctil desde una nueva perspectiva energética, se nos re-describe la fragilidad como un acto de violencia ¿inútil? o hacemos una lectura, más o menos certera de lo que habita en la mentalidad de determinados individuos.

El arte gráfico, subvalorado en algunos circuitos como de menor valía dentro de las artes plásticas, es sin embargo uno de los que más ha contribuido a la cultura nacional, poniendo los puntos sobre las íes y llevando la reflexión a las situaciones más variadas de la realidad intra o extra territorial. Desde imprescindibles como René de la Nuez, Tommy o Ares hasta la nueva generación que cuenta en Mayabeque con exponentes de excepcional calidad como Heyde y Luirri; con espacio en publicaciones periódicas como Dedeté o Palante; el arte gráfico cubano sigue mostrando credenciales. Julio César se suma a esta nómina como un candidato a tomar en serio. Quienes le conocen saben de su peculiar manera de articular las palabras. No necesita de mucha fluidez, pues su forma de expresión por excelencia es visual, no oral y su mente retrata, nos retrata con aguda maestría, hecho que -al menos yo- agradezco.

Por: Yosnel Salgueiro Sánchez

To sharpen thinking

It is gratifying to get in touch with a plastic work such as that of Julio César Rodríguez Martínez (Batabanó, 1994), a young man who at the moment is committed to graphic art. Lately he has exhibited his work in galleries such as the provincial headquarters of the AHS, in San José de las Lajas or Casona Sur, of Melena under the title Humor con filo.

One of the most recognized famous phrases reads: Instruct anyone, educate only who is a living gospel. Although we recognize that even to instruct you need knowledge, information and a certain know-how, there is no doubt that the didactic weight of the maxim focuses on the second part and acquires its greatest relevance there; applied to the artistic field, we could expose: draw or paint can many, but develop an ideo-aesthetic work of recognizable cultural value only who is a genuine creator, a true artist.

In that objective, fame, money or experience do not influence much, which does determine, and a lot of it is the attitude, the personal effort, the will and the always dissatisfied desires to become immersed in a permanent exercise of thinking. Only in this way, according to the modest opinion of this scribe can arrive at an art that does not succumb to the temporary surges of superficiality.

From a simple glance, the spectator will see that this boy of introverted personality has meditated a lot on his proposal: before, during and after the creative act. It is an entity in active listening, hunting for any element that the popular daily life or the metaphorical speech of the Cuban offers you with a joint gymnastics between the mind and the hand to obtain the result that it finally offers to the public.

Going through the show, we seem to hear that phrase: “The head is going to explode me”, we feel that as Aesop’s fable reminds us, language is the greatest good and the greatest evil of the human being and in the last case it is it must be crushed; We are inundated by the impetuous temporal anxiety of this hectic modernity, we perceive erectile dysfunction from a new energetic perspective, we are re-described as an act of violence, useless violence? or we make a reading, more or less accurate of what inhabits the mentality of certain individuals.

Graphic art, undervalued in some circuits as of lesser value within the plastic arts, is nevertheless one of the ones that has contributed the most to the national culture, putting the points on the I’s and taking the reflection to the most varied situations of the intra or extra territorial reality. From essentials such as René de la Nuez, Tommy or Ares to the new generation that counts in Mayabeque with exponents of exceptional quality like Heyde and Luirri; with space in periodicals such as Dedeté or Palante; Cuban graphic art continues to show credentials. Julio César joins this payroll as a candidate to take seriously. Those who know him know about his peculiar way of articulating words. He does not need much fluidity, because his form of expression par excellence is visual, not oral and his mind portrays, he portrays us with acute mastery, a fact that-at least I-appreciate.

Translation Naylet Santiago

Controversia a lo mexicano

ControversiaRudael Farradá y Albertico Rojas han pegado fuerte en el público con sus controversias a lo mexicano. El éxito va más allá de presentaciones en el estelar programa de televisión Palmas y Cañas y que se repite en los diversos escenarios de la provincia.

“Estamos satisfechos, afirma Rudael, con la acogida que nos ofrecen; precisamente los espectadores han sido los principales promotores de esta manera de cantar, nos alientan. Son en muchos casos melodías que la gente conoce, cantan, tararean con nosotros, eso crea un ambiente muy favorable de comunicación con los artistas”, asegura.

Albertico simpatiza con la décima que bien representa y con la música mexicana. “Cada presentación junto a Rudael es un éxito, el público lo agradece y quedamos complacidos ambos. Son numerosos los lugares visitados por el reclamo de las personas que aman este género”, dice.

Por Xamir García

La Claridad Soñada

libros-verde-olivoPróximamente,  será reeditado por la editorial Verde Olivo La Claridad Soñada – Arturo Cabrera Calvo (Nueva Paz, 1953) – un libro que parte del Golpe de Estado del 10 de Marzo de 1952.

De forma resumida el texto  habla de la situación deplorable en que se encontraba Cuba en aquellos momentos y explica cómo a partir de que Fidel tomó conciencia de que solo una insurrección armada salvaría al país, comenzó a agruparse y organizarse lo que después la Historia reconocería como la Generación del Centenario.

Con precisión, detalla sobre los entrenamientos previos al Moncada, con orden cronológico y una ubicación por lugares y responsables, hasta llegar a la finca Santa Elena, en el municipio de Nueva Paz, sede de los históricos entrenamientos, en la Antesala del Moncada.

Describe la coincidencia histórica que enlaza dos grandes momentos. En el año 1897, al producirse un combate entre las fuerzas libertadoras cubanas y el ejército español, cayó en ese lugar el Teniente Coronel Herminio Rivera Núñez, jefe de la caballería de la fuerza del territorio nombrada Regimiento Palo. Cincuenta y siete años después,  Fidel junto a un grupo de jóvenes se prepararon en este sitio para la acción del Moncada. Detalla la presencia en la zona de la dirección del Movimiento 26- 7. Pormenoriza también acerca de las prácticas de tiro, su masividad  y la solicitud de Fidel a Agustín Díaz  Cartaya para la composición de lo que después fue el Himno del 26 de Julio. La Claridad Soñada,  tal vez en septiembre,  pondrá en manos de los lectores un retrato de nacionalidad, historia y patriotismo.

Por Arturo Cabrera

El talento inunda nuestras calles (+Versión en Inglés)

circo-nacional-cuba-carpa-trompoloco-foto-abel-rojas-barallobre(1).JPGEsta semana continúa la fiesta del verano en Mayabeque. Los residentes de la provincia están disfrutando del proyecto Fantasía como parte de la gira del Circo Nacional de Cuba, por todo nuestro territorio.

Durante los meses de julio y agosto los artistas circenses se estarán presentando en todos los municipios cabecera y en las comunidades rurales. Magos, malabaristas, payasos, equilibristas y juegos de participación, son varias de las propuestas que engrandecen un espectáculo pensado y construido para el esparcimiento de un público heterogéneo.

circo-nacional-cuba-carpa-trompoloco-02-foto-abel-rojas-barallobreParalelamente y como parte de las actividades del período estival, los niños de la Academia Provincial de Arte Arístides Hernández Soto, Tata Güines, han donado parte de sus vacaciones para compartir su música con los asentamientos menos accesibles de nuestro terruño. Talento y armonía de los que saben querer, inundan nuestras calles, con extraordinarias iniciativas que han permitiendo extender el arte y la alegría a los barrios.

Tal como se avizoraba, este va siendo un verano diferente, atractivo, lleno de sorpresas, nuevos bríos, con variedad de opciones recreativas, ofertas para todas las edades, calor y ritmo. Así avanzan estos meses en la provincia más joven del país.

Por Nolys Alfonso

Talent floods our streets

This week the party of the summer in Mayabeque continues. The residents of the province are enjoying with the Fantasia project as part of the tour of the National Circus of Cuba, throughout our territory.
During the months of July and August the circus artists will be performing in all the head towns and in the rural communities. Magicians, jugglers, clowns, tightrope walkers and games of participation, are several of the proposals that magnify a show designed and built for the entertainment of a heterogeneous audience.
In parallel and as part of the activities of the summer, the children of the Arístides Hernández Soto Provincial Academy of Art, Tata Güines, have donated part of their vacations to share their music with the less accessible settlements. Talent and harmony of those who know how to love, flood our streets, with extraordinary initiatives that have allowed extending the art and joy to the neighborhoods.
As expected, this is a different summer, attractive, full of surprises, new energy, with a variety of recreational options, offers for all ages, heat and rhythm. This is how these months advance in the youngest province in the country.

Translation Naylet Santiago