Dos titanes de la historia (+Versión en Inglés)

maceo-y-cheComo cada 14 de junio, Mayabeque recordó a dos hombres insignes de la historia Patria, en la fecha de los nacimientos de Maceo y Che.

La Central termoeléctrica de Santa Cruz del Norte fue sede de las actividades por la efeméride en la provincia, espacio donde se oficializó el nombre de Comandante Ernesto Guevara de la Serna a la entidad, en ocasión del 90 Aniversario del Guerrillero Heroico.

El espacio fue propicio para significar la honda huella del Ma­yor General Antonio de la Caridad Maceo Grajales, un hombre de personalidad enérgica y espíritu tenaz, en la conmemoración 173 de su natalicio.

 

Two titans of history

As every June 14, Mayabeque recalled two prominent men of Patria history, on the date of the births of Maceo and Che.

The thermoelectric plant of Santa Cruz del Norte was the headquarters of the activities for the anniversary in the province, space where the name of Commander Ernesto Guevara de la Serna was formalized to the entity, on the occasion of the 90th Anniversary of the Heroic Guerrilla.

The space was propitious to signify the deep imprint of the General Antonio de la Caridad Maceo Grajales, a man of energetic personality and tenacious spirit, in the commemoration of his birth.

La llama rebelde llegó a Santa Cruz

Santa CruzEl incendio de un modesto trapiche, La Demajagua, el 10 de octubre de 1868 en la zona oriental del país, marca el inicio de las guerras de liberación nacional, las que durarían 10 años, aunque en todo ese tiempo no hubo acciones bélicas en Santa Cruz del Norte, pero su población manifestó de diversos modos su simpatía con los ideales de la Revolución de Yara.

En la etapa comprendida entre 1840 y 1868 del siglo XIX había un ambiente de oposición creciente al gobierno colonial. Con la crisis del sistema de producción esclavista, los terratenientes criollos eran incapaces de capitalizar los productos de su explotación y estaban a punto de desaparecer como clase social.

Ya la estructura agraria tradicional no existía, mientras los antagonismos entre Colonia y Metrópoli (Cuba-España) como las de los esclavos y hacendados llegaron al extremo, a lo cual se sumó el fracaso estruendoso del reformismo.

Plano de Santa CruzEVIDENCIAS DE LA REBELDÍA

Una de esas manifestaciones se concretó en los servicios básicos, como fue la línea telegráfica de la metrópoli española. Con los equipos de la época bastaba cortar una línea para interrumpir la comunicación en todo el sistema, como sucedió el 21 de diciembre de l868 entre los kilómetros 41 y 42 del ferrocarril, es decir, en las afueras de la capital. También entre los pueblos de Bainoa y Jaruco, sin embargo, las autoridades solo pudieron descubrir que las huellas de los posibles autores de esos hechos, conducían hasta Jibacoa.

En enero de 1869 una goleta de las que realizaban el tráfico marítimo bordeando la costa fue arrojada al litoral de Cojímar por un tornado y uno de los empleados del servicio de costas, al revisarla, descubrió un recipiente de lata conteniendo ejemplares del tabloide independentista El cubano libre, impreso en Bayamo. La investigación realizada reveló que el bulto solo podía haber sido cargado en los embarcaderos de Jibacoa o de Santa Cruz del Norte.

EJECUSIONES Y DESAPARECIDOS

Si bien la guerra del 68 no llegó a territorio santacruceño, las autoridades y los cuerpos paramilitares no dejaron de realizar ejecuciones y “desapariciones” de prisioneros en distintos barrios delmismo, como lo evidencia una publicación del año l873 en Nueva York, basada en informaciones oficiales españolas.

Algunas de ellas son las siguientes:

En Santa Cruz del Norte, el 20 de febrero de 1870, dos prisioneros ejecutados y el 3 de mayo del propio año, otro.

-En San Lorenzo de Jibacoa, el 26 de mayo de 1870, ejecutado un prisionero, y el 22 de septiembre, otros dos, un hombre y una mujer.

-En Arcos de Canasí, el 14 de noviembre de 1870, ejecutado un prisionero.

ACUSADO DE AGENTE

Entre las figuras destacadas de la zona, atendiendo a su rebeldía contra España, se destaca Francisco Mongeottique, acusado de “agente de la insurrección”, fue procesado varias veces entre l868 y 1871. A pesar de no hallarse contra él más pruebas que las afirmaciones de algunos delatores, estuvo a punto de la deportación a la colonia penitenciaria de Fernando Poo, en la costa de África. Sin embargo lo absolvieron y, aprovechando sus recorridos entre los ingenios de la zona, mantuvo viva la propaganda a favor de la causa cubana.

Otro tanto consiguieron algunos esclavos, pese a la vigilancia de los españoles. Una esclava que sobrevivió toda aquella época narraba, años después, como su padre y su hermano mayor fueron a la guerra de los diez años. En la colección del Museo Polivalente figuran piezas, particularmente un machete de los conocidos por “Navajón” empleados en la contienda.

Por Ángel Ribot Enríquez

La historia nos acompaña (+Versión en Inglés)

Museo de Jaruco (8)Por sus valores arquitectónicos el museo de Jaruco fue declarado Monumento Local el 31 de diciembre de 1981, y luego de una inversión capital abre sus puertas nuevamente para mostrar la rica historia que atesora entre sus paredes.

“Esta institución puede brindar un servicio incalculable a la formación de las nuevas generaciones dentro del culto a la memoria histórica y cultural”, expresó Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura, al reinaugurar el Museo Municipal de Jaruco.

El hecho que tenga también modernos equipos de computación permitirá atraer a la gente joven, adolescente, niños; muy importante que ellos estén conectados con sus raíces y el itinerario de sus comunidades, afirmó el titular.

Felicitó a los que recibieron estímulos por la consagración en las más diversas esferas sin olvidar nunca el terruño donde nacieron, y agradeció de manera especial a los delegados a la Asamblea Local del Poder Popular por el interés prestado al rescate de esta instalación patrimonial.

El museo cuenta con salas dedicadas a la presencia aborigen, colonia, República mediatizada, luchas obreras y campesinas, figuras destacadas, arte y cultura local, campaña de alfabetización, y otras páginas de la Ciudad Condal.

Asistieron además Juan Miguel García Díaz, miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en el territorio; Tamara Valido Benítez, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular y otras autoridades del gobierno y la cultura.

Por Alberto G. Walón

 

History accompanies us

Because of its architectural values, the Museum of Jaruco was declared a Local Monument on December 31, 1981, and after a capital investment opens its doors again to show the rich history that it treasures among its walls.
“This institution can provide an incalculable service to the formation of new generations within the cult of historical and cultural memory,” said Abel Prieto Jiménez, Minister of Culture, reopening the Municipal Museum of Jaruco.
The fact that it also has modern computer equipment will allow attracting young people, adolescents, children; It is very important that they are connected to their roots and the itinerary of their communities, said the owner.
He congratulated those who received encouragement for the consecration in the most diverse spheres without ever forgetting the homeland where they were born, and especially thanked the delegates to the Local Assembly of the People’s Power for the interest rendered to rescue this heritage facility.
The museum has rooms dedicated to the aboriginal presence, colony, mediated Republic, workers and peasant struggles, outstanding figures, local art and culture, literacy campaign, and other pages of the Ciudad Condal.
Juan Miguel García Díaz, member of the Central Committee of the Party and first secretary in the territory; Tamara Valido Benítez, president of the Provincial Assembly of Popular Power and other government and cultural authorities.

Translation Naylet Santiago

 

Martí y su amigo de Güines

Martí y su amigo en GüinesConstante debió aparecer Güines en la amistad de José Martí y Nicolás Azcárate. Unidos por su amor a Cuba, ambos discrepaban sobre el modo de hacerla feliz: la independencia en uno, y el autonomismo reformista en el otro.

Precisamente, representando esa tendencia política, Azcárate fue electo por el Ayuntamiento de Güines como Delegado de la Junta de Información (marzo de 1866) para debatir las escasas libertades que otorgaría la metrópoli a Cuba y Puerto Rico.

Abogado y escritor, Nicolás Azcárate y Escobedo (La Habana, 21 de julio de 1828-1 de julio de 1894), es reconocido por las tertulias que la noche del jueves atraía a toda la intelectualidad de su época, pero también como extraordinario promotor de la cultura.

Se graduó de leyes en Madrid (1854). Redactor de la Revista de Jurisprudencia (1856) y colaborador en las más importantes de su tiempo, como la Revista del Pueblo (1865), fundó La Voz del Siglo y dirigió La Constitución.

Creyendo sinceramente en la solución autonomista, viaja a Madrid, sin embargo, aquella Junta estaba condenada al fracaso, y con ello, a encender la guerra de liberación.

Al regresar a Cuba en 1875, el propio Capitán General Conde de Valmaseda lo expulsó. Se establece en México y allí conoce a Martí. Una sincera y profunda amistad los une,  pese a sus diferencias políticas.

Al finalizar la Guerra de los Diez Años (1878) y aprovechando la oportunidad que brinda el régimen, regresan a La Habana y participan en la fundación y los programas artísticos del Liceo de Guanabacoa: Azcárate como presidente de la sección de Literatura y Martí, secretario.

Pero la vida imponía caminos distintos para ambos. Martí, de nuevo en el exilio y en el clímax de la preparación de la Guerra Necesaria, conoce de la muerte de Azcárate en La Habana y escribe una evocación de impacto:

Nicolás Azcárate ha muerto.  Ha muerto el amigo, el periodista, el organizador, el orador. Expira, en la silla estrecha de un empleo español /…/ por el vano empeño de acomodar su carácter pródigo y rebelde a una nación rapaz, despótica y traicionera.

Vive infeliz /…/ el hombre que no obedece plenamente el mandato de su naturaleza, ni emplea íntegra, sin miedo y sin demora, la suma de energía y entendimiento de que es depositario. Son nulas /…/ las capacidades del hombre, cuando no las usa en servicio del pueblo… Ni dañinas ni nulas fueron las de Azcárate…

Lágrimas ásperas lloró Azcárate en vida, muy a solas, y quien las vio correr, y sabe que su pasión por la libertad nunca fue menos que la que tuvo por las pompas del mundo, /…/ no le negará la rosa de oro que la Patria debe poner sobre su sepultura. … no hay cubano que no sepa de sus brillantes estudios, de sus altivas defensas, de su indignado y magnífico abolicionismo, de su confianza y laboriosidad inútiles en la Junta de Información en Madrid, de sus servicios grandes y burlados a la democracia española, de la misión de España que paró en la muerte alevosa de Juan Clemente Zenea, de su censurable vuelta a Cuba.

Pero mejor que nunca se le pudo ver en la soledad del destierro, que es la ocasión en que enseña el hombre el valer propio, cuando se le van, con el suelo nativo, los puntales y las andaderas…

Noble era Azcárate siempre, bien bajase de su coche, como Patria lo recuerda, con los brazos abiertos, a traerle a un poeta amigo, antes de la revolución, el empleo con que podía abrir casa de esposo… Para los magnates no era su celebración más calurosa… los humildes estaban más seguros de su aplauso que presidentes y jueces…

El mundo, para Azcárate, era belleza e idea, y pensamiento más que hecho, por lo que de las libertades entendía mejor lo escrito que lo que se vive, y en el arte era amigo de lo que debe ser, y hostil a cuanto no fuese de belleza pura, que era para él lo único verdadero.

Su oratoria, sin embargo, era inferior al gozo que sentía en publicar el mérito ajeno y en consolar, a costa de sí propio, a los solos y a los desdichados.

Por su natural optimista, por su entrada triunfante en la existencia, por su sincero horror a la guerra entre los que tenía por padres e hijos /…/ creyó Azcárate de poca raíz la pelea de España y Cuba…

En las letras halló consuelo, y empleo a su actividad voraz aquel espíritu constructor; y los años no dejarán morir -a pesar de su equivocado silencio y luctuosa intervención en la época sagrada de su patria-la memoria del cubano pujante cuya culpa mayor fue acaso la de haber malogrado su natural grandeza en el empeño vano e imposible /…/ en una sociedad vejada y despótica.

Periódico Patria, 14 de julio de 1894.

Por Omar Felipe Mauri

¿Fue Martí al encuentro con la muerte? (+Versión en Inglés)

jose_martiAl galope va el jinete con el pecho encendido y la mirada resuelta en el horizonte. Un golpe seco en el camino cercenó la historia y trascendió la muerte de un Gigante.
Sobre las particularidades históricas de aquellos días, en vísperas del 19 de mayo de 1895, el Doctor en Ciencias Filosóficas, Adalberto Ronda Varona, investigador de la vida y obra de José Martí dijo: “Hay quienes piensan que en Dos Ríos Martí fue en busca de la muerte, que él vio en la muerte una salida a la vida, el Apóstol pensaba que con
la muerte se paga una deuda que se contrae en la vida, y sencillamente Martí tenía un sentido algo pesimista de la vida,  independientemente de que trabajaba para la vida. Y mezclando ideas de este tipo, se dice que fue a buscar la muerte porque era necesaria, entre otras cosas para que le creyeran, para demostrar que él estaba dispuesto a darlo
todo por la independencia y por la libertad de Cuba”.

Al tema también se refirió el Doctor Cintio Vitier, quien fuera durante muchos años el Presidente del Centro de estudios martianos: “Martí estaba acusado de capitán araña, muchos pensaban que él había venido a Cuba a presenciar el combate, no a participar en él. Lo estaban acusando desde el exilio de que predicaba la guerra, pero no combatía y esa fue su única posibilidad y le costó la vida, pero le
costó la vida como él quería morir, peleando, morir de cara al sol”. Yo quiero salir del mundo. Por la puerta natural:
En un carro de hojas verdes. A morir me han de llevar.
No me pongan en lo oscuro. A morir como un traidor:
¡Yo soy bueno, y como bueno. Moriré de cara al sol!

Quien haya estudiado la obra excepcional del hombre de La edad de Oro descubre en cada letra su naturaleza humana, la horrible experiencia del Presidio Político con solo 18 años, abrió grietas de dolor en su corazón y lo marcó para siempre. El hálito siniestro de la muerte lo acompañó en los siguientes años de su vida, por eso se afianzó en él un carácter generoso y pacifista. “Eso yo creo que lo llevó a la muerte”, apuntó Cintio Vitier, porque, además, desobedeció abiertamente la orden de  Máximo Gómez de mantenerse en la retaguardia. Era la única posibilidad que tenía de demostrar que él estaba dispuesto a combatir con las armas en las manos, a morir y a algo más difícil para un hombre como él, que era también a matar”.

índiceEra el 19 de mayo de 1895, en campos de Dos Ríos acababa de morir José Martí, y Máximo Gómez escribía en su Diario “(…) al lado de un instante de ligero placer, aparece otro de amarguísimo dolor”. Entonces, ¿fue Martí al encuentro con la muerte, aquel 19 de mayo? “No, de ninguna manera, -aseguró Vitier- Martí no se puede considerar nunca bajo el aspecto de un suicida, ni nada semejante, en lo absoluto,  lo que sí es indudable que Martí necesitaba, antes de salir de Cuba era intervenir en un combate”. El caballo Baconao sacude sus crines y el jinete se levanta de un salto retando a la historia. Del pecho salen lanzas de héroes centenarios y en la mirada, un brillo de voces que anuncian el alba.
Por Ada Durán del Río.

 

Was Martí to meet death?

By Ada Durán del Río.

At a gallop the rider goes with his chest on and his gaze resolute on the horizon. A thud on the road cut the story and transcended the death of a Giant.
About the historical peculiarities of those days, the eve of May 19, 1895, the Doctor of Philosophical Sciences, Adalberto Ronda Varona, a researcher of the life and work of José Martí said: “There are those who think that it is in Dos Ríos Martí went in search of death, he saw in death a way out of life, the Apostle thought that with
death was paid a debt that contracted in life, and simply Marti had a rather pessimistic sense of life, regardless of who worked for life. And mixing ideas of this type, it is said that he went to seek death because it was necessary, among other things for the believer, to show he was willing to give it
all for the independence and freedom of Cuba. ”
He also referred to Dr. Cintio Vitier, who was absent for many years the President of the Martian Studies Center: “Marti was accused of being a spider captain, many thought he had come to Cuba to witness the fight, not to participate in it. Accusing from exile he preached war, but did not fight and that was his only chance and cost him his life, but
it cost life as he wanted to die, fighting, dying facing the sun. “I want to get out of the world.
In a cart with green leaves. They will have to take me to die.
Do not put me in the dark. To die as a traitor:
I am good, and as good! I will die facing the sun!
Who has studied the exceptional work of the man of the age of gold, discovers in each letter his human nature, the horrible experience of the Political Presidio with only 18 years, opened cracks of pain in his heart and marked it forever. The sinister breath of death accompanied him in the following years of his life, that’s why he became a generous and pacifist character. “I think that led to his death,” he said to Cintio Vitier, because, in addition, he openly disobeyed Máximo Gómez’s order to remain in the rearguard. It was the only possibility he had to show that he was willing to fight with weapons in his hands, a dying and something more difficult for a man like him, who was also a kill. ”
It was May 19, 1895, in the fields of Dos Ríos José Martí had just died, and Máximo Gómez wrote in his diary “(…) next to a moment of light pleasure, another one appears of bitter pain”. So, was Marti the encounter with death, that May 19? “No, not at all,” said Vitier-Marti. “You can not look under the aspect of a suicide, or anything like that at all, what Martí certainly needed, before leaving Cuba was to intervene in a combat” . The horse Baconao pulled out his mane and the rider jumped up and challenged the story. From the chest come lances of centenary heroes and in the look, a shining of voices that announce the dawn.

Con todos y para el bien de todos

“Para la patria nos levantamos. Es un crimen levantarse sobre ella”.

José Martí

MartíDe Martí hemos conversado tanto, sin embargo, casi siempre desde lo epidérmico. Y es que lleva suficiente tiempo comprender su ideario. Incluso hoy día deviene enrevesado, el Apóstol fue un hombre extremadamente culto.

Este nítido creador de pensamiento independentista, mostró el valor de la libertad plena, concepción que defendió desde su estética y oratoria hasta el último aliento de vida.

Su ideología resulta síntesis exacta de amor, civismo, honradez y virtud. Puede decirse que la gran obra martiana yace en función de un proyecto de república moderna, cuya base constituye la dignidad plena del hombre.

Martí reverenciaba la libertad, conocía que “cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”. El costo evidentemente fue profundo. Aquel 19 de mayo de 1895, hace 123 años, levantó velas por dar a su Patria un sistema de gobierno que garantizara la dignidad humana y, por tanto, su emancipación.

El proyecto político martiano comprendía la nación soberana, lejos del infortunio y de quien la oprime, en la que “la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. Supo Martí entonces cómo llevar dichas ideas a la práctica, advertía que “la revolución no es la que vamos a iniciar en la manigua, sino la que vamos a desarrollar en la República”.

MArtí 1En homenaje perenne al más universal de los cubanos, muchos de nosotros profesamos el compromiso perpetuo con su pensamiento como estrategia para alcanzar el equilibro del mundo por los senderos de la construcción de sociedades más justas y equitativas, hábiles en el ejercicio de la autodeterminación, unidad por encima de razas, justa distribución de las riquezas y la esencial igualdad entre los hombres.

Durante su discurso pronunciado el 26 de noviembre de 1891 en Tampa, el Apóstol estremeció a su audiencia: “Y pongamos alrededor de la estrella, en la bandera nueva, esta fórmula del amor triunfante: Con todos, y para el bien de todos”.  De esta forma deseo pensar mi Patria.

Fuentes consultadas:

www.martiano.cult.cu

www.filosofia.cu

www.cubaliteraria.com

Por Carlos Marcos Calzadilla

El último combate de los Delgado

Sirvan estas líneas de sencillo homenaje al 120 Aniversario de la caída en combate de Juan Delgado González y sus hermanos.

Juan DelgadoEste pasado 23 de abril arribamos el 120 Aniversario de la caída en combate del Coronel Juan Delgado González, junto a sus hermanos el comandante Donato y los Capitanes Ramón y Vicente, en la finca Pastrana cerca del Wajay.

Ello estuvo precedido de un continuo hostigamiento por parte de las fuerzas coloniales, tras condenar a muerte a José Puga, comandante del poblado de El Rincón y el criollo José Cubina el 12 de enero de 1898 en las Lomas de Ramos, quienes se habían presentado en el campamento con el uniforme español para proponer la paz basada en la autonomía. Con su negativa Juan Delgado frena tal pretensión que, por su envergadura, pudiera compararse con el Pacto del Zanjón.

Según fuentes escritas, la mañana del 23 de abril de 1898 el Coronel Juan Delgado reúne una pequeña escolta de 20 hombres, entre ellos los Comandantes Donato Delgado y Rafael Herrera; los capitanes Ramón Delgado, Vicente Delgado, Rafael (Tata) Sánchez  y José María Herrera, a fin de partir hacia la finca Pastrana.

A pesar de las advertencias, el Coronel Delgado sale con una reducida escolta.

Toma el camino de Beltrán con rumbo Oeste. Hace escala en la casa del campesino y colaborador Evaristo Lastra Lemes. Prosiguen la marcha y llegan a la finca Pastrana. Comprueban que en la vivienda no hay nadie y el Coronel Delgado espera. Más tarde un oficial de la escolta informa que una columna enemiga compuesta por el Batallón Provisional, la Columna Baleares y la Guerrilla Volante de Peral, en número de 300 hombres se dirige al lugar.

 LA ÚLTIMA CARGA

Confiados los cubanos en la suspensión de las hostilidades, no le dan importancia al hecho pero, al percatarse de que la columna enemiga se dirige hacia ellos en formación de combate, deciden hacerle frente. Juan Delgado organiza la pequeña tropa que, en diferencia de 15 a uno, emprende una contra-carga y logran evadir el cerco. En la zona de Torren son emboscados nuevamente. Juan y Donato pierden sus caballos y tienen que viajar a la grupa de otros. Más adelante encuentran una fuerza enemiga que les asaltan con bayonetas y sables. Ramón Delgado es herido de muerte y lanza el último machetazo a ciegas, ocasión que aprovechan los guerrilleros para ultimarlo, mientras Juan y Donato se baten como leones pero sucumben en la acción. Ya en el suelo son macheteados los cuerpos. A Juan le arrancan los ojos y le cercenan otras partes de su cuerpo”. [1]

En esta acción se hizo evidente que el objetivo fundamental de los españoles era acabar con los hermanos Delgado, quienes en tan solo dos años habían protagonizado con el Regimiento Santiago de las Vegas cientos de acciones combativas por todo el territorio, centro de la antigua provincia de La Habana. Con ellas ocasionaron al enemigo importantes bajas, tiroteando los fortines, cortando las líneas de comunicaciones o simulando la toma de los pueblos. Contra los demás miembros de su escolta no hubo persecución ni ataque por lo que pudieron escapar sin dificultad.

Los cadáveres de los Delgado y el asistente Eulogio Pedroso, fueron recogidos en una carreta y trasladados hacia el poblado de El Cano, donde los exhibieron como trofeos de guerra, especialmente el del Coronel Juan Delgado. El ensañamiento fue horrible, al extremo de que el médico Juan Santo tuvo que tirarse al suelo para comparar su estatura con la del fallecido, además de examinar la dentadura para poder confirmar la identidad. Horas después de exhibidos, los enterraron en fosas comunes y en el mayor de los silencios.

EN PRESENCIA DE GÓMEZ

El 26 de marzo de 1900 son exhumados los restos del Coronel Juan Delgado y sus hermanos en presencia del General en jefe Máximo Gómez quien, frente a los veteranos, familiares y pueblo allí reunidos refiriéndose a Juan Delgado expresó: A este hombre le debemos mucho todos los que queríamos a Panchito. Posteriormente los restos fueron llevados hacia el cementerio de Santiago de las Vegas hasta el 23 de abril de 1923 en que, a petición de sus familiares y el ayuntamiento de Bejucal, los trasladan a esta ciudad donde descansan en un panteón construido al efecto.

Cada 23 de abril, ante sus restos mortales, los bejucaleños le rinden tributo a estos combatientes del Ejército Libertador caídos en combate por la libertad de Cuba. Pero esta vez tiene una connotación muy especial, pues el homenaje coincide con el 150 Aniversario del inicio de la Guerra de Independencia, y de Juan Evangelista Delgado Gómez que nació el 27 de diciembre de 1868. El Coronel Delgado; en el 120 Aniversario de su muerte y 150 de su natalicio, reafirma su condición de Cuba no excelso, Patriota Insigne de Mayabeque. El rescate de los cadáveres de Antonio Maceo y Panchito Gómez Toro aquel 7 de diciembre de 1896 y su grito: El que sea cubano y tenga valor, que me siga, son brújulas que merecen de manera irrevocable el camino del proceso revolucionario del que las nuevas generaciones somos continuidad.

Por: Lic. Oscar Sánchez Arencibia