La culpa no la tiene el totí

Vista nocturna del bulevar_F Brenda.JPGCada tarde, casi en el ocaso del día, el cielo se pinta de negro con las miles de aves que arriban simultáneamente al bulevar de San José de las Lajas. ¿De qué aves se trata? ¿De dónde vienen? ¿Por qué? Son algunas de las preguntas que se hacen todos.

Cuando ya están en los árboles la algarabía es enorme, pero no es lo único. Desde su llegada las excretas caen sobre el piso, los bancos e incluso sobre el cuerpo de quienes pasan o se sientan a conversar y disfrutar del lugar. Vienen en grandes bandadas de distintos rumbos, siguiendo los mismos corredores que ellas mismas establecieron.

 

 

PROBLEMAS ASOCIADOS A LA EXCRETA

La masiva presencia de aves puede ocasionar problemas y ya constituyen una plaga. Muchos pájaros son transmisoras de enfermedades y en ocasiones pueden contaminar el agua, comida o deteriorar las estructuras arquitectónicas, además de la fetidez que está asociada a su presencia. Cuentan con componentes químicos muy corrosivos, que ocasionan desperfectos y daños materiales considerables. En el bulevar lajero se trata del totí, perteneciente a la familia Octeridae Totí, endémica de Cuba y también conocida como Choncholí.

Pero no es solo allí donde existe tal problema, ni en los parques centrales de Santa Clara o Sancti Spíritus, para poner dos ejemplos en el país. También está presente en innumerables ciudades del mundo, aunque no es exclusivamente el totí sino wirles, petirrojos, carboneros, herrerillos, jilgueros, verdecillos, golondrinas, ruiseñores, currucos, urracas, estorninos, palomas, garzas, patos y cencejos, entre otros.

En cuanto al totí hay dos dichos muy populares sobre él. “Todos los pájaros comen arroz y el totí carga con la culpa” y “La culpa de todo la tiene el totí”. Es de color negro lustroso, su pico y patas tienen igual color y suelen caminar con pasos por las ramas y el suelo.Totís llegando al bulevard_F Brenda 2.JPG

LA OPINIÓN DE UN ESPECIALISTA

Sin embargo,no los creo culpables de lo que aquí sucede, aunque no pocos consideran que la solución es eliminarlos, otros talar los árboles. Indagando sobre el tema conocimos la opinión del máster en Ciencias Iván Efraín Martínez Bordón, primer especialista del CITMA en la provincia.

Según él,  no se debe hacer ni una cosa, ni otra. “Debe haber un ordenamiento territorial desde el punto de vista forestal e incluirlo en el de infraestructura de la vivienda. Ya existe un proyecto que contempla habilitar espacios verdes en áreas urbanas, pero en sus exteriores hay mucha deforestación. De ahí la necesidad de emprender una reforestación urgente”.

Ante la pregunta que nos hacemos todos en cuanto al lugar de origen nadie está claro. “Por eso es preciso investigar ese movimiento, establecer puntos de monitoreo para conocer su trayectoria. También investigar por qué pernoctan en esta área en cuestión. Hay que crear un grupo multidisciplinario integrado por especialistas en aves y otros aspectos asociados a estas, para encontrar soluciones inmediatas”.

Totís llegando al bulevard_F Brenda 3

ALGUNAS FORMAS DE CONTROL EN EL MUNDO

Para hacer un control de aves es necesario el conocimiento de la legislación vigente, la biología, comportamiento y las características del lugar. En cuanto al sistema a aplicar, debe tenerse en cuenta el entorno, las características de las colonias y la especie.

En algunas ciudades se usan repelentes auditivos, es decir, reproducciones del sonido de depredadores o la alarma propia de la variedad animal que se quiere ahuyentar; repelentes para evitar que se posen y aniden; redes para impedir su acceso a edificios, tejados o patios; colocación de jaulas de gran tamaño y pelotas espantapájaros, o sea, esferas brillantes que les molestan o luces.

En un recorrido por el bulevar, algunos dijeron que la excesiva proliferación del totí se debe a la reducción drástica de la garza en Cuba, su principal depredador. ¿Habría entonces que repoblar los campos de la alargada ave?

Tal vez otra acción sería la de sembrar un tipo de árbol, intercalado entre los ficus actuales. En la medida en que estos vayan creciendo se haría una poda controlada, a fin de mantener la sombra y propiciar el crecimiento de los nuevos árboles, hasta talar totalmente sus predecesores.

Lo cierto es que las soluciones no son tan sencillas como parecen y tanto la culpa, como la solución del problema no la tiene el totí, sino el propio hombre, la cual implica repensar  el manejo del potencial frondoso de la urbe, determinar cómo se hará, y en qué tiempo, así como sus gestores.

Por: Reinaldo Fuentes Rodríguez Fotos: Brenda Castellanos

Totí_F Brenda

Totí_F Brenda 1.JPG

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “La culpa no la tiene el totí

  1. En la arboleda de mi casa ocurre lo mismo en determinadas épocas del año, en realidad se hace molesto. Indagué sobre el tema, pero la respuesta de por qué ocurre no la halle. Considero oportuno el estudio de un grupo multidisciplanrio y sobre todo porque puedan habilitarse espacios que permitan su estancia y cuidado como verdaderos espacios naturales, siempre si alterar la vida de los citadinos.

  2. bueno una solucion preparar depredadores amaestradosy soltarlos en los momentos picos lo otro grabar el sonido de un depredador y hacerlo funcionar en esos horarios eso se usa en grandes aeropuertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s