De la Demajagua a Mayabeque

Ruinas_de_la_Demajagua-798529Desde Bayamo se convocaba un levantamiento a muchas regiones de la Isla. Un telegrama obliga a Carlos Manuel de Céspedes a precipitar la acción la mañana del 10 de octubre en su ingenio La Demajagua. Los patriotas de Puerto Príncipe (hoy Camagüey) y Centro (Las Villas) quedan sorprendidos, pero van a las armas, mientras que Occidente queda aislado.

Generalmente se considera que la Guerra de los Diez Años solo se libró en aquellos territorios, desconociendo la extraordinaria y titánica gesta de los patriotas en esta región.

El propio Padre de la Patria reconoce en un mensaje esa realidad: Soldados de Occidente, conozco vuestros heroicos trabajos y los venero. Conozco la desventajosa situación en que os halláis con respecto a nuestros opresores y me prometo remediarla. Yo os envío el homenaje de mi admiración y el auxilio de mis armas.

 Aniv Moralitos 2014 Canovas_0005La actual Mayabeque demuestra los muchos focos revolucionarios que se lanzaron ala lucha, la enorme preocupación del régimen colonial en la zona y la sangrienta represión que desató aquí –mayormente ignorada, si la comparamos con los sucesos del Teatro Villanueva, el juicio a José Martí, el fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina (1871) o la masacre de los voluntarios en la acera del Louvre.

En Güines se gestó una parte de la Conspiración de Occidente. Comandados por Leandro Rodríguez Colina, los güineros (Nicolás Álvarez Gómez, José Trujillo Cabrera y Manuel Trujillo Armas, entre otros) prepararon el levantamiento para el 10 de febrero de 1869, pero una delación abortó el movimiento y fueron apresados y deportados de inmediato.

En Bejucal, varias redadas policiales siguieron al estallido de la Guerra de los Diez Años. A sólo siete meses del alzamiento en La Demajagua fueron acusados de infidencia 36 bejucaleños y otros 8 condenados a prisión por haberse [les] encontrado un folleto subversivo con el diseño de la bandera de la insurrección. Entre ellos se encontraban los hermanos Hidalgo Gato, quienes tanto cooperaron con Martí en el exilio, y los poetas José González Martínez y Cirilo Castillo (según consta en el Archivo Nacional: legajo 59, no. 65, Comunicación dirigida al gobernador Superior Político, fecha 19 mayo de 1869, remitiéndole la relación de los vecinos simpatizantes con la insurrección).

El 3 de febrero de 1869 llegó al poblado de La Salud (Quivicán), proveniente de la Capital, una partida de 12 hombres encabezada por el Coronel Mariano Loño y el venezolano José María Arrecoechea.  Su objetivo era internarse en las elevaciones de Soroa para unirse a los patriotas pinareños de Candelaria, que no pudieronllegar por haber sido apresados.

En este grupo–refiere el historiador pinareño Daniel Suárez- se encontraba como práctico Carlos Idelfonso García Sosa, natural de Corralillo (Bauta), que en poco tiempo se convirtió en uno de los mayores escollos que encontró el ejército español…Durante mucho fue calificado como bandido, pero en realidad no fue sino un patriota.Hasta su muerte, en noviembre de 1875, cerca de Güines, se mantuvo sobre las armas, obligando a España a mover tras de sí a numerosas tropas a las cuales causó bajas.

 Meses antes del grito de independencia de Céspedes, su amigo y también líder de aquella conspiración, Perucho Figueredo visita Santa Cruz del Norte. Allí se entrevista con el eminente químico Joaquín R. De Aenlle (autor de valiosas investigaciones, como “Apuntes para el estudio de las aguas medicinales de la Isla de Cuba”). El autor del Himno de Bayamo le pide ayuda para convertir su ingenio azucarero en una fábrica de pólvora y armas para liberar a Cuba.

23619026_514705922239782_338307750_nOtro científico, Fernando Valdés Aguirre, Padre de la Geología cubana, prefirió morir en el exilio (1871) que aceptar la represión colonial. Así también Andrés Clemente Vázquez Hernández partió a México, donde hizo amistad con Benito Juárez y José Martí, llegó a Viceministro de Relaciones Exteriores y ganó el campeonato nacional de ajedrez en ese país.

La mayoría de nuestras poblaciones aportaron soldados a las tropas de Céspedes, entre ellos los güineros Eduardo y Ricardo Zamora, José Trujillo Armas, Francisco O’Ryan, Ignacio Ayala, Manuel Oliva, Nicolás de Cárdenas, Alejo Sánchez, Patricio Sarmiento y Raimundo Cabrera. En Santiago de Cuba, Enrique G. Castellanos Alfonso fue fusilado; similar destino sufrióLuis de Ayestarán, hijo del dueño del ingenio La Amistad (Güines); mientras que Emilio Espinosa, Ayudante del mayor general Ignacio Agramonte, y Ramón y Ricardo Grass, cayeron en combate.

La prueba indudable dela voluntad de los cubanos de esta actual provinciapor conquistar su independencia fue su participación y respaldo a la primera invasión realizada por el Ejército Libertador al occidente, que cruzó el sur de Mayabeque el 9 marzo de 1870, conducida por el general Luís de la Maza Arredondo.

El Aniversario 150 de la Revolución iniciada por Céspedes, el 10 de octubre de 1868, nos recuerda y honra la sangre numerosa de los mambises de Mayabeque.

Por Omar Felipe Mauri

Anuncios

165 años del nacimiento de José Martí

Este 28 de enero se conmemoran 165 años del nacimiento de José Martí. El Periódico Mayabeque rinde homenaje al Héroe Nacional cubano con una breve selección de sus aforismos y algunas fotos que reflejan la presencia de nuestro Apóstol en Mayabeque:

” Es noble defender la amistad, sin olvidar por ello la historia y la justicia.”
“El amor, como el árbol, ha de pasar de semilla a arbolillo, a flor, y a fruto.”
” Y sin pan se vive: -sin amor- ¡no!”
“Porque si en las cosas de mi patria me fuera dado preferir un bien a todos los demás, un bien fundamental que de todos los del país fuera base y principio,
y sin el que los demás bienes serian falaces e inseguros, ese sería el bien que yo prefiriera: yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto
de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.