¿Por qué defender nuestros símbolos?

Bandera

Si deshecha en menudos pedazos/ llega a ser mi bandera algún día../

¡nuestros muertos alzando los brazos/  la sabrán defender todavía…!       

Bonifacio Byrne.

Somos conscientes de que los símbolos patrios representan a una nación que se formó y alcanzó su libertad e independencia con el sacrificio de un pueblo heroico, que encarna la grandeza de Martí, Maceo, Gómez, Céspedes… que reconoce también la sangre derramada en el Moncada, Girón y otras tantas batallas dirigidas por Fidel y Raúl.

Por todo eso y la necesidad de reafirmar nuestros valores, el Partido y la UJC desarrollaron en febrero y marzo un proceso de análisis acerca del uso que se les da y el estado en que se encuentran la Bandera de la Estrella Solitaria, el Himno de Bayamo y el Escudo de la Palma Real en centros laborales, educacionales y la comunidad, buscando la reflexión oportuna y consciente sobre tan importante tema.

Vale recordar que se encuentra vigente la Ley 42 del 27 de diciembre de 1983 para el uso de los Símbolos Nacionales, y el Decreto No. 143 del 13 de abril de 1988 del Consejo de Ministros, que los reglamentan. Es conocido el carácter restrictivo de ambas legislaciones que se encuentran en proceso de adecuación, no obstante, en Mayabeque se aprecian diversas infracciones. También sucede con otros atributos.

Es frecuente llegar a fábricas, talleres, establecimientos, escuelas, diversas instalaciones y encontrarnos con un asta sin bandera, mal izada o en estado deplorable; otras pintadas en la pared, rotas, invertida en su ubicación detrás del cristal o en lugar inapropiado. Personas que desconocen la letra del Himno o no lo entonan; con el escudo sucede otro tanto. Diversos símbolos corren similar suerte y a veces peor.

Tales insatisfacciones nos llaman a la reflexión. ¿Por qué aún suceden estos hechos a casi 60 años de Revolución? ¿Qué papel realizan las organizaciones políticas y de masas donde eso ocurre? ¿Dónde están quienes deben trabajar por evitarlo?

Es preocupante que algunos no se interesen por saber quién, cuándo y por qué se elaboró nuestra Bandera, qué simbolizan el triángulo rojo, las cinco franjas y una estrella. Igual sucede con los creadores de la letra y melodía del Himno Nacional, ¿cuándo y dónde se cantó por primera vez? ¿quién se inspiró en el diseño del Escudo Nacional y bajo qué preceptos? Estamos convocados a trabajar con mayor intencionalidad en esa dirección. El uso en Cuba de los símbolos de otros países será tema de otro comentario.

Siempre hay que ir a Fidel. En cierta ocasión, señaló: “Yo creo que los símbolos representan todas las luchas, porque si vamos a hablar de lo histórico nada más, la Bandera fue la de Narciso López… que fue reivindicada por la sangre de los combatientes en el 68, en el 95 y todo lo demás. Se convirtió en símbolo de todos los patriotas. También nosotros luchamos bajo la bandera, el escudo y el himno cubanos. Es decir, no representan una parte de la historia, representan toda la historia”.

Hoy la globalización cultural constituye una amenaza real que solo ingenuos podrían menospreciar. La fidelidad a los símbolos nacionales es expresión del amor que le profesamos a la Patria, a nuestra historia y refleja el cumplimiento de los deberes que nos impone el ser dignos ciudadanos de este país.

Todos tenemos la obligación moral de respetarlos y honrarlos, para salvaguardar con dignidad y entereza la Patria que nos legaron nuestros padres.

Andrés Hernández Rivero

arivero@enet.cu

 

 

 

Anuncios

Raúl en la Asamblea Nacional

asamblea-nacional-rau-castro-1-580x401

El General de Ejército y Primer Secretario del Comité Central del Partido, Raúl Castro Ruz, participó activamente en la sesión plenaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular y concluyó la misma con pronunciamientos concretos sobre la situación actual en que vive el país y las perspectiva previstas en los planes aprobados para el próximo período.

Al intervenir el también  Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en el Palacio de Convenciones de La Habana, expresó que esos programas posibilitarán la continuidad en la actualización del modelo socio económico, “para cambiar todo lo que debe ser cambiado.

“Lo haremos a la velocidad que nos permitan el consenso que forjemos al interior de nuestra sociedad, y la capacidad que demostremos de hacer bien las cosas, para evitar graves errores que puedan comprometer el cumplimiento exitoso de esta gigantesca y honrosa tarea”, alertó.  Raúl valoró los documentos de abarcadores y complejos, que marcan el rumbo del proceso revolucionario cubano, del Partido y la sociedad, en busca de la construcción del Socialismo.

Se refirió, además, a los resultados del proceso de discusión de las Bases del Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos, a partir de los cuales se elaborará el citado Plan, que será sometido a su aprobación en diciembre de 2018.

El Presidente cubano reiteró el apoyo a Venezuela y a su gobierno legítimo, encabezado por Nicolás Maduro. Mostró el respaldo de la Isla a la voluntad soberana del pueblo de Brasil, ante el desarrollo de acontecimientos como consecuencia de los métodos para separar a la presidenta Dilma Rousseff de su cargo, además de la persecución al Partido de los Trabajadores y a su líder, Luis Inácio Lula da Silva.

Adelantó que el próximo mes de julio el Parlamento se reunirá para abordar cuestiones del acontecer nacional e internacional.