Lucha por la independencia de Cuba

300px-Calixto_García_and_William_Ludlow_in_Cuba,_1898

Finalizada la Guerra de los Diez Años en 1878, quedaron frustradas las aspiraciones políticas, económicas y sociales del pueblo cubano. El Pacto del Zanjón no resolvió los dos grandes problemas de la Cuba colonial: La abolición de la esclavitud y la independencia.

Por tanto, el único camino para lograrlo era reiniciar la lucha armada por la independencia definitiva de España. La tarea organizativa para tan importante contienda estuvo en manos de José Martí. Luego de varios meses de ardua preparación, el estallido se produjo el 24 de febrero de 1895.

El reinicio de la lucha por la independencia es un contenido que forma parte de la unidad 6 del programa de estudio de la asignatura y constituye el colofón de toda la preparación que con anterioridad realizara José Martí, como vástago principal de aquella contienda. Su capacidad organizativa lo hizo pensar en todos los pormenores necesarios para hacer estallar la guerra en todos los rincones del país y poder alcanzar por fin la tan anhelada independencia de los cubanos.

Resulta importante precisar que los acontecimientos fundamentales de la guerra de 1895 o Guerra Necesaria, como le llamara el propio Martí, comenzaron en la gloriosa fecha del 24 de febrero de ese año. A pesar de toda la labor organizativa que se realizó para provocar el levantamiento simultáneo en varias zonas del país, en el Occidente, si bien se produjeron alzamientos, no tuvieron resultados exitosos, a diferencia de la provincia oriental, lugar en que los alzamientos no pudieron ser sofocados por los colonialistas. Podemos decir que el 24 de febrero fue una realidad palpable gracias a la región oriental.

La revolución que resurgía necesitaba proclamar las razones y el contenido de su lucha. En el Manifiesto de Montecristi, documento elaborado por José Martí y Máximo Gómez el 25 de marzo de 1895, un mes después del inicio de la guerra, se expresaba lo siguiente:

“La guerra (…) es el producto disciplinado de la revolución de hombres enteros que en el reposo de la experiencia se han decidido a encarar otra vez los peligros que conocen (…). La guerra, no es contra el español (…) solo arrollará a los que le salgan, imprevisores, al camino.”

¿Qué ideas se precisan en ese fragmento?…Como se puede apreciar se dejan entrever dos aspectos fundamentales: En primer lugar el anhelo de los cubanos de continuar la lucha y después se hace un llamado a los españoles, se destaca que la guerra no es contra ellos sino contra los que afecten los propósitos de la misma, es decir, es contra el régimen colonial.

El Manifiesto de Montecristi fue un documento del Partido Revolucionario Cubano (PRC) que constituyó el Programa de la Revolución en aquel entonces. Tiene un extraordinario valor por sus proyecciones políticas como programa de lucha y, además, posee un profundo contenido popular y latinoamericano. Por eso sería muy productivo analizar con los alumnos algunos de sus principales fragmentos para que valoren brevemente su contenido.

Tomado de CubaEduca

 

Anuncios